Ganar el título sin jugar la final: a propósito de las elecciones al Col·legi Oficial de Metges de Barcelona

“El poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente”  Lord Acton

 

Ayer se proclamó vencedor de las elecciones a la Junta y a la Asamblea del Col·legi Oficial de Metges de Barcelona (COMB) el equipo encabezado por el Dr. Padrós . El triunfo se produjo por incomparecencia de los grupos más críticos con su gestión.

arton2371-d0196

Como han recogido varios medios de comunicación en las pasadas semanas, el principal grupo de la oposición, COMB-TU, declinó presentarse, pese a contar con el 42% de los compromisarios de la Asamblea, pues ha decidido esperar a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) sobre la falta de transparencia del sistema electoral . El mismo grupo de médic@s vertía sospechas sobre las actuaciones del equipo rector del COMB, en las últimas tres décadas, durante las que habría urdido un “modus operandi” impermeable a cualquier mecanismo de control.

Tampoco nos presentamos, porque nuestro objetivo original no es ese. Nuestro objetivo es que los COM se abstengan de pronunciarse políticamente en nombre de tod@s los colegiad@s. Sí que recientemente nos habíamos sumado a la exigencia de transparencia en el sistema electoral, además de que hemos publicado un Decálogo para que sea tenido en cuenta por quien aspire a gobernar el Colegio. Estas aspiraciones no lograron concretarse, finalmente, en una candidatura alternativa pero consiguieron tener eco en los medios de comunicación y lograr una resonancia favorable en números@s médic@s de Barcelona.

El equipo que se ha alzado con la victoria sin jugar la final, probablemente celebrará el título sin cuestionarse cómo lo ha conseguido. Aducirá que las incomparecencias han sido por cobardía o incompetencia y que el equipo y el programa ganadores lo han sido por méritos propios. Esta no es una conjetura osada si tenemos en cuenta la réplica del Dr. Padrós a sus contrincantes en el diario “El País” esta misma semana. Al grupo COMB-TU le tildó de “mal perdedor” y en cuanto a las críticas de NeutralitatCOM sobre los pronunciamientos políticos, aunque reconoció que “las cosas se podrían haber hecho de otra manera”, aseguró no estar dispuesto a plegarse a ningún tipo de “censura”. Aspecto que omitimos responder por respeto, actitud que algunas personas no aparentan tener.

En realidad, hay que reconocer las dificultades para vencer en la contienda. La candidatura continuista, que acaba de reeditar su mandato, conoce a la perfección los entresijos del colegio y ha conseguido tejer, a lo largo de más de treinta años, una red de lealtades y complicidades en la sanidad catalana y en otros ámbitos de poder, que incrementan, notablemente, sus posibilidades de ganar. Repasen, si no, la lista de compromisarios y de personas que se han adherido a la candidatura y contabilicen el número de personas con puestos de alta responsabilidad en la sanidad pública y privada. Y tengan en cuenta también de parte de quién se ha posicionado políticamente el COMB en los últimos años. Quien se anime a elevarse contra ese mastodóntico sistema se arriesga al ostracismo o, como se dice en castellano, “a salir trasquilado”.

Lo preocupante es que, cuando se ostenta el poder durante tanto tiempo, se produce una suerte de distanciamiento de la realidad y de las personas a las que se representa; cualquier crítica, en lugar de ser asumida como tal, se ve como una herejía que pone en cuestión la religión dominante y sus sumos sacerdotes. Precisamente por ello, para evitar incurrir en la tiranía o en las diversas formas de oligarquía, los sistemas democráticos liberales se han dotado de mecanismos de control del poder. Y, cuando estos funcionan adecuadamente, lo habitual es que ningún grupo se aposente en el poder sino que haya cambios en los equipos de gobierno.

Por tanto, para tod@s l@s médic@s de Barcelona y también para la sociedad civil, lo ocurrido ayer debería ser motivo de preocupación. También para quienes han ganado las elecciones. Sería un craso error pensar que tienen un “cheque en blanco” para seguir gobernando. Si lo hacen sin atender a las críticas y recelos de sus colegiad@s, el colegio se convertirá en una institución desligada de l@s médic@s de a pie y de sus auténticas preocupaciones.

Anuncios

1 comentario en “Ganar el título sin jugar la final: a propósito de las elecciones al Col·legi Oficial de Metges de Barcelona”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s